Los apuros de la presidenta republicana, incapaz de justificar las acusaciones de fraude en televisión

Ronna McDaniel