Un mar de banderas blancas para honrar la memoria de los muertos por coronavirus en Estados Unidos