California trata de contener el vertido al mar de más de 570.000 litros de petróleo