El capricho millonario de un estadounidense con una casa del siglo XVIII