Una ciudad sitiada e irreconocible se prepara para la toma de posesión de Biden