Biden recorta el gasto social para aprobar sus presupuestos