Llegó el día: los estadounidenses acuden a la urnas para elegir a su próximo presidente