Los empleados de la fábrica arrasada por un tornado en Kentucky, amenazados con el despido si se iban