Un hombre arroja pintura blanca en la estatua de George Floyd en Nueva York días después de instalarla