Se complican los incendios en California, que ya han quemado 200.000 hectáreas en un mes