Sin inmunidad de rebaño no hay paraíso, ni siquiera en Estados Unidos

Sin inmunidad de rebaño no hay paraíso, ni siquiera en Estados Unidos