El aterrador momento que vivieron unos limpiadores de ventanas en Canadá