Miami Beach, blindada y bajo toque de queda ante la llegada de masas incontrolables de universitarios