Los 13 migrantes muertos en un accidente de camioneta en California habían burlado el muro fronterizo