Los neoyorquinos pierden el anonimato bajo el control de miles de cámaras

Los neoyorquinos pierden el anonimato bajo el control de miles de cámaras