En las calles de Nueva York, más policías que transeúntes