El pánico por la escasez de combustible en Carolina del Norte provoca una pelea entre dos conductores