Una persecución de película acaba con un fugitivo lanzándose a un río lleno de caimanes en Estados Unidos