La policía investiga una falsa amenaza de bomba que obligó a evacuar la Universidad de Columbia