Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

¿Por qué Estados Unidos vota un martes?

  • Las elecciones presidenciales de Estados Unidos se celebran siempre el martes después del primer lunes de noviembre

  • En la decisión, influyó el contexto rural y el factor religioso

  • A finales de 2015, se presentó un proyecto de ley para celebrar los comicios durante el primer fin de semana completo de noviembre, pero fracasó

Ya queda menos de un mes para que se celebren las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que enfrentarán a Donald Trump, candidato republicano que busca su reelección, y a Joe Biden, candidato de los demócratas que fue vicepresidente durante la Administración Obama. La carrera hacia la Casa Blanca se decide el próximo martes 3 de noviembre.

A diferencia de muchos países que votan en domingo, entre los que se encuentra España, en Estados Unidos siempre se vota el primer martes después del primer lunes de noviembre. No se trata de un día festivo, es laborable. Entonces, ¿cuáles son los motivos? Principalmente, se basa en una ley que se remonta a 1845.

Una ley aprobada en un contexto rural

Hasta 1845, los comicios norteamericanos tenían un cierto desorden en cuanto al calendario electoral. Por eso, el Congreso decidió impulsar una ley que uniformara el criterio y fijara un día común para todo el país. En un contexto en el que la mayoría de los ciudadanos vivían en granjas, se consideró que el mejor día era el martes después del primer lunes de noviembre.

La cosecha había terminado y los ciudadanos disponían de más tiempo para trasladarse para poder votar. Las sedes estaban situadas en las grandes ciudades, lo que implicaba largos desplazamientos en carruajes.

Además de este factor, hubo otro elemento que tuvo un papel muy importante en la selección del martes: la religión. Se descartaron los sábados y domingos porque coincidían con el día sagrado de los judíos y el día de oración de los cristianos, respectivamente. Por eso, se descartó también el lunes y se afianzó la fecha del martes como día de votación. Se necesitaba prácticamente un día entero de viaje para llegar hasta las urnas, situadas en la ciudad.

Intentos de reforma

175 años después, el día seleccionado para elegir al nuevo presidente de Estados Unidos sigue siendo el martes. Sin embargo, ahora es más complicado para los votantes acudir a las urnas un día laborable. Este es uno de los motivos por los que la participación no supera el 60% desde 1968.

A raíz de este inconveniente, la plataforma “Why Tuesday?. Incluso Steve Israel, congresista demócrata de Nueva York, presentó un proyecto de ley a finales de 2015 para que los comicios se hicieran durante el primer fin de semana completo de noviembre. Sin embargo, la iniciativa no prosperó.