Las protestas raciales se expanden por Estados Unidos, con Washington a la cabeza