Katy Perry y un espectáculo de fuegos artificiales ponen el broche de oro a la investidura de Biden