Nueva York, a sus pies: la terraza panorámica no apta para quienes tienen vértigo