Trump, en la pista del circuito de Daytona, acelera hacia la Casa Blanca