El ninguneo de Trump al coronavirus, en sus propias palabras