Un veterano de guerra exhibe sus cicatrices para denunciar la xenofobia contra los asiáticos en Estados Unidos