El vídeo del policía que mata a un joven de 13 años con las manos en alto indigna a EE.UU.