Ángel Fernández, el Pep Guardiola del boxeo