Activistas surcoreanos se afeitan la cabeza como protesta contra el vertido de agua de Fukushima