El bebé que recogió un soldado estadounidense entre la multitud de Kabul está a salvo y con sus padres