La temeraria exhibición de fuerza de los soldados norcoreanos ante su líder