Crimen en Rusia: un cuerpo descuartizado, un fan de Napoleón y un río helado