La exitosa campaña de vacunación permite a los israelíes salir a la calle sin mascarilla desde este domingo