Un campo de refugiados sirio duplica su tamaño en once días: 500.000 niños en peligro