Los disturbios entre hindúes y musulmanes dejan más de una veintena de muertos en India