El líder de una secta en Corea del Sur pide perdón por propagar el coronavirus