Los militares birmanos toman la sede diplomática en Londres y no dejan entrar al embajador