La misión de la OMS abandona China, que considera "solo el inicio del camino"