Las noches de fiesta vuelven a Wuhan (y sin mascarilla)