El papa reza por las víctimas de la guerra en una devastada ciudad iraquí de Mosul