Pekín amanece con cielos anaranjados por tormenta de arena y altos niveles de contaminación