Comienza una atípica peregrinación a La Meca entre fuertes restricciones por el coronavirus