La policía birmana dispara pelotas de goma para dispersar a los manifestantes