Rescatado en Tailandia tras pasar cinco horas colgando a casi 200 metros del suelo