Putin ofrece más gas a Europa y niega que use la energía como "arma política"