Al menos 18 muertos en el día más sangriento de protestas contra el golpe de Estado en Birmania