Los ataques de Michelle Obama y Sanders a Trump centran el primer día de la Convención Demócrata