Los Biden toman el té con la reina Isabel II en el Palacio de Windsor tras la cumbre del G7