Europa dice adiós a un Reino Unido dividido, que llora y celebra la consumación del Brexit