El origen de la mala relación entre Reino Unido y Europa